lunes, 28 de abril de 2014

CANONIZACIÓN DE DOS GRANDES PAPAS


Grande es la noticia que vamos a dar y es que el pasado domingo la Iglesia y los cristianos estuvimos de celebración y no lo digo sólo por la festividad de la Virgen de la Cabeza (de la cual hablaremos en una próxima entrada) sino por la CANONIZACIÓN DE LOS BEATOS JUAN PABLO II Y JUAN XXIII, a dicho acto acudieron unos 800.000 fieles —según las cifras oficiales de El Vaticano— que se congregaron en la Plaza de San Pedro y en las calles adyacentes y así poder disfrutar de dicho acto.
A continuación les dejamos una breve crónica de cómo se desarrolló la ceremonia.

Los beatos San Juan XXIII y San Juan Pablo II están ya inscritos en el Libro de los Santos. El Papa Francisco ha presidido la ceremonia de canonización de dos de sus predecesores, solemne pero también emotiva, que ha dejado algunos momentos para el recuerdo.

Momentos antes de que se iniciara la ceremonia, el papa emérito Benedicto XVI aparecía en la Plaza de San Pedro del Vaticano, donde fue recibido con una gran ovación por parte de los miles de peregrinos que ocupaban la plaza y las calles adyacentes.
Cuando el Papa Francisco hacía también su entrada en la Plaza, se acercó a él para fundirse en un cariñoso abrazo con el Papa emérito antes de comenzar el rito.

El momento más esperado fue cuando el Papa Francisco proclamó santos a sus dos grandes predecesores del siglo XX, que ahora se llaman San Juan Pablo II y San Juan XXIII. Eran las 10.15 de la mañana del Domingo de la Divina Misericordia, que será recordado como el «Día de los cuatro Papas» y se producía el momento culminante en la solemne declaración papal, pronunciada en latín: «En honor de la Santísima Trinidad (…) con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, y la nuestra (…) declaramos y definimos santos a los beatos Juan XXIII y Juan Pablo II…».
Las reliquias de los papas recién proclamados santos Juan Pablo II y Juan XXIII fueron colocadas junto al altar mayor del atrio de la Plaza de San Pedro. El momento de la entrega de los relicarios, justo después de que el papa Francisco proclamase santos a ambos pontífices, fue también especialmente emotivo.
Posteriormente, la Homilía que el Papa Francisco dedicó a los dos nuevos santos —San Juan XXIII, «el Papa de la docilidad al Espíritu Santo», y San Juan Pablo II, «el Papa de la familia»— fue corta pero contundente, marcada por una clara mirada al futuro de la Iglesia. Precisamente, Francisco aseguró que «son los Santos quienes hacen crecer la Iglesia».

Al finalizar la ceremonia saludó uno a uno a los representantes de cada delegación, apretándoles las manos. Especialmente emotivo fue el saludo a los Reyes de España, con quienes se reunirá en audiencia por primera vez.


Y así concluyó este grandioso día que Dios nos regaló y del que tan felices nos encontramos al estar reconocidos dos grandes santos más en el Reino de Dios. 


Nota: la hoja parroquial del mes de Abril ya esta disponible en su apartado
UN ABRAZO EN JESÚS Y MARÍA

miércoles, 23 de abril de 2014

RESUMEN DE LA SEMANA SANTA



SEMANA SANTA ARJONERA

Comenzaba ya nuestra semana grande con ese maravilloso pregón que vino de la Hdad. de Ntro. Padre Jesús Nazareno y más concretamente de nuestro paisano Juan Antonio Lozano Barranco y casi sin darnos cuenta nos vimos celebrando el arjonero VIERNES DE DOLORES, una mañana esplendorosa en la cual pudimos celebrar una gran Eucaristía bajo el amparo de nuestra Madre. Llegando las 21:00h las puertas de Santa María se abrían para dar paso a un gran número de mujeres vestidas de mantillas que alumbrarían el camino de Nuestra Señora de los Dolores. Sublime majestuosa como Ella siempre es. Tras el gallardete mariano se fue formando también una gran fila de gente alumbrando.
Este amplio cortejo recorrió toda la conocida “estación”  en unas 4 horas, aproximadamente a las 01:00h ya del Sábado nuestra Madre volvía de nuevo a su momentánea casa de Santa María.
A resaltar: la gran cantidad de mantillas, el paso de la Virgen por las escaleras del cementerio, el paso por la calle “los mártires” y la revirá de la Madre en la puerta de su casa San Juan Bautista, como pidiendo un pronto regreso.
El sábado como es costumbre pudimos disfrutar del besacorazón de la Virgen al cual acudieron numerosos fieles para poder contemplar de cerca ese dolor de la Madre.
En un espléndido Domingo de Ramos, nos congregamos nuevamente en Santa María para la bendición de las palmas y ramos y posterior procesión hasta San Martín donde pudimos celebrar la misa tan especial de éste día. A dichos cultos acudieron un gran número de fieles para conmemorar la entrada de Jesús en Jerusalén.
A resaltar: la cruz de guía que abría esta comitiva era portada por la Hdad. de la Virgen de los Dolores ya que ella será la encargada el año que viene de celebrar el pregón y organizar todos los cultos cuaresmales de la Agrupación.
Este mismo día,  media la tarde era el Grupo Parroquial de las Penas el que estrenaba nuestra Semana Santa, nuestro Cristo ya flagelado y preparado para la crucifixión estrenaba una esplendorosa túnica color marfil que resaltaba aun más el moreno de su rostro. Como es habitual en este grupo, recorrió su “especial” itinerario por el barrio de  Santa María, San Juan, judería, el Carmen y de nuevo enfiló por la calle alcázar para adentrarse en su barrio.
A resaltar: el estreno del guión del Grupo Parroquial, inclusión de mantillas en el cortejo y su paso por la estrecha calle Santa María.
El lunes santo y ya mientras la noche iba cayendo nos congregamos en torno al Señor de la Buena Muerte, el Grupo Parroquial de la sagrada lanzada celebraba el Vía Crucis por el barrio de Santa María, no fueron muchos los arjoneros que acudieron a este encuentro pero los que asistieron pudieron disfrutar de un gran momento de oración y reflexión contemplando el rostro de ese Cristo con el pecho traspasado por Longinos mientras escuchaban las catorce estaciones que marcan el camino de la cruz.
A resaltar: el estreno de los escudos de los romanos que custodian al Cristo y la sobriedad del cortejo a su paso por el cementerio de los Santos.

Con un breve descanso del martes Santo, llegamos al miércoles, día de esperanza, flagelo y evangelio pero no sería hasta pasada las 20:00h cuando se realizaría la “llamá” de la Hdad. de la flagelación. Poco a poco las calles se iban tiñendo del rojo de sus nazarenos que dieron paso al único misterio que pasea por nuestras calles. Misterio en el cual vemos reflejados los azotes que el Salvador recibió por nosotros. Al son de las primeras marchas  el Cristo de la flagelación se alejaba de San Martín para dejar a paso a su discípulo más cercano que iba acompañado de un pequeño grupo de nazarenos y los tres niños vestidos de evangelistas. De nuevo nazarenos granates pero esta vez con el caperuz blanco anunciaban el paso de la Virgen, precedido por un gran número de mantillas y así la Virgen de la Esperanza saludaba al pueblo de Arjona. Poco a poco ésta hermandad pudo realizar su estación de penitencia en la noche del Miércoles Santo.
A destacar: el acierto del adelanto de una hora en su salida, el magnífico estreno de las potencias del Cristo y cómo no, el tradicional encuentro entre los tres pasos en la puerta de la Iglesia Parroquial de San Juan.
El Jueves Santo a media tarde celebramos la misa del lavatorio con bastante afluencia de cristianos, de la mano de Don Miguel José revivimos la noche de la última cena y el momento en que el Maestro se ciñó la toalla para lavarle los pies a los Apóstoles.
Y ya siendo las 23:00h. los primeros farolillos que distinguen a la Hdad. de la Expiración comenzaban su desfile en el más absoluto silencio. Poco a poco el Cristo de las misericordias cruzaba el dificultoso dintel de Santa María para realizar su procesión, como siempre tan característica por su sobriedad y su silencio.
A destacar: su paso por las escaleras del cementerio de los Santos, también su paso por la estrecha calle Trinidad, la cual parece abrazar la cruz, también cuando pasó por delante de la puerta de su sede San Juan y una maravillosa estampa fue cuando pasó por delante de las columnas del centenario con la luna de fondo, todas ellas unas maravillosas imágenes que nos dejara esta gran Hermandad en la ya madrugada del Viernes Santo.
Pocas horas tenían que pasar para que la plaza de San Juan se llenara de nazarenos morados “sin capa” esperando la salida de Nuestro Padre Jesús Nazareno que un año más desafió a las obras y salió a procesionar desde su sede de San Juan, pero sólo la imagen el resto del cortejo esperaba en la puerta.  Una gran estampa ver salir al Nazareno de este emblemático lugar arjonero en busca de Su Madre en la calle los Mártires. Allí se produciría un encuentro muy especial entre ambas Hermandades que comenzarían de forma conjunta su estación de penitencia.
A destacar: el elegante cortejo que forman ambas hermandades y la preciosa despedida que el Nazareno hace a nuestra Madre de los Dolores en la puerta de San Juan donde un gran número de arjoneros esperábamos para poder disfrutarlo.
Y ya entrado la tarde-noche de este mismo Viernes Santo, un inusual Santo Entierro tomaba nuestras calles vistiéndolas de riguroso luto. Un gran cortejo formado por nazarenos, mantillas y representaciones de todas las Hermandades de pasión de nuestra localidad, acompañaban a Jesús muerto, su Madre de la Soledad y las Santas Mujeres, una nueva estampa para la Semana Santa urgabonense. Al fin tras varios años con amenaza de lluvia esta hermandad pudo realizar su desfile procesional por todas las calles de la localidad y poder mostrar así el rostro de esa madre desconsolada y de su Divino Hijo ya descendido de la cruz y muerto, como si de la estampa del quinto dolor se tratase.
A destacar: la incorporación de la imagen de Jesús muerto al paso de “las marías”, inusual y forzado por las circunstancias pero que dejo un buen sabor de boca.
Es Sábado Santo día de silencio, reflexión y espera por la resurrección del Señor, y llegando casi la media noche una gran hoguera nos esperaba en el atrio de San Martín allí se repartieron velas a todos los asistentes y se produjo al ritual de la bendición del fuego donde el mismo Cristo se hace Luz entre las tinieblas y así sólo con la luz de ese cirio pascual comenzamos la Vigilia Pascual a la espera del tan ansiado canto del GLORIA para poder disfrutar de una resurrección plena del Señor.
Pasada esta noche amanece un Domingo de Resurrección bastante inhóspito ya que el cielo estaba totalmente cubierto de unas nubes negras, la Hermandad Franciscana de Jesús Resucitado celebra la misa de resurrección y está a la espera de lo que el tiempo realice. Una vez acabada la misa deciden realizar la procesión pero sólo por los alrededores de la parroquia ya que el tiempo parece que no mejora y no dejan de caer algunas gotas.  Y así con este pequeño recorrido Jesús triunfante y resucitado sale a la calle para anunciarnos a todos que no lo busquemos entre los muertos porque como anunciaron los profetas “al tercer día resucitó”.
A destacar: un precioso relicario de San Francisco de Asís que lucía en la delantera del paso y el improvisado recorrido nos dejó grandes imágenes al cruzar por detrás del Parque del General Muñoz-Cobo.

Y así damos por concluida nuestra Semana Santa de este 2014, esperamos haberos ayudado a recordar aquellos momentos y si alguno no estuvo presente pues al menos habérsela acercado un poco. Ha sido una Semana Santa llena de estrenos para casi todas las Hermandades y en la cual hemos podido disfrutar de nuestras Hermandades y hemos visto la cantidad de gente se que ha desplazado hacia nuestra tierra para compartir estos días junto a nosotros.
También queremos agradecer a Bonoso Sierra que colgara en una red social una gran galería de imágenes de todas las procesiones, nos hemos tomado la licencia de “robarle” algunas y compartirlas con todos vosotros, GRACIAS Bonoso por hacer ese trabajo y compartirlo con todos nosotros.

Por último, cerrando este capítulo de Semana Santa resaltar los dos escaparates cofrades de los que hemos podido disfrutar en este tiempo, uno se encontraba en Muebles “Cisneros” en el que podíamos contemplar una mujer de mantilla, un antiguo reclinatorio, distintos elementos pasionarios pero destacaremos un misal del S XVIII y una Virgen de las Angustias obra de los hermanos Expósito Cortés. De igual forma en el otro escaparate preparado en el establecimiento Floristería “El Arriate” contaba con un magnífico cuadro de un crucificado obra de Ayala, una Imagen de San Juan Evangelista, muy parecido al de la Hdad. de la Flagelación, aunque de menor tamaño y un Cristo muerto y metido en una hornacina de cristal, obra esta también de los Hermanos Expósito Cortés, gracias a estos dos establecimientos que siempre decoran sus escaparates según la temporada que venga podemos disfrutar de un mayor ambiente cofrade y descubrir obras como el misal o el cuadro de Ayala y de la imaginería privada que muchos vecinos poseen. 

Como siempre el blog está a vuestra entera disposición para cualquier dato o corrección que queráis aportar a esta entrada. 

VIERNES DE DOLORES







BENDICIÓN DE LAS PALMAS 











DOMINGO DE RAMOS





LUNES SANTO






MIÉRCOLES SANTO


















JUEVES SANTO






VIERNES SANTO (MAÑANA)












VIERNES SANTO (NOCHE)






DOMINGO DE RESURRECCIÓN 







ESCAPARATE CISNEROS 





ESCAPARATE EL ARRIATE




UN ABRAZO EN JESÚS Y MARÍA